Washington

El guardia de seguridad Jesús Campos amaneció convertido en héroe después de que las autoridades de Las Vegas reconocieran su participación en la operación para frenar el tiroteo que cometió Stephen Paddock, quien la noche del domingo mató a 58 personas.

Su valor fue asombroso», declaró el alguacil del condado de Las Vegas, Joe Lombardo, durante una comparecencia ante los medios de comunicación en relación con la masacre, en la que más de 500 personas resultaron heridas.

Campos, que trabaja en la seguridad del hotel Mandalay Bay Resort, desde el que Paddock abrió fuego, fue el primero en ubicar la habitación desde donde se estaban realizando los disparos sobre una multitud de 22 mil personas que en ese momento asistía al festival de música country Route 91 Harvest.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com