LOS ÁNGELES.

Al mando de una guitarra mística y orgullosamente latina, el artista mexicano-estadunidense Carlos Santana cumple mañana 70 años sin dejar de dar conciertos y a punto de lanzar su nuevo álbum junto a las estrellas de la música negra The Isley Brothers.

«Estoy retirado de retirarme», comentó con sorna en una entrevista reciente con la revista Rolling Stone, en la que adelantó que tras el inminente «Power of Peace», que saldrá a la venta el 28 de julio, editará un disco grabado junto al productor Rick Rubin y que llevará por título «Global Revelation» como referencia a los sonidos africanos que dominarán este trabajo.

Mientras tanto, Santana estará en los próximos meses de gira por Norteamérica con paradas destacadas en ciudades como Las Vegas, Orlando o Nashville en Estados Unidos y Cancún en México.

La trayectoria de este maestro de la guitarra y de la fusión latina transita desde sus orígenes mexicanos y su explosión en el San Francisco hippie hasta su consolidación como superventas global.

Nacido el 20 de julio de 1947 en Autlán de Navarro, un municipio del estado mexicano de Jalisco, Carlos Santana creció en Tijuana antes de emigrar a San Francisco en los años 60, donde la contracultura y el movimiento hippie prometían frenéticas aventuras para los jóvenes con ganas de experimentar con el sexo, la música y las drogas.

En la ciudad californiana fundó la banda multiétnica Santana junto al teclista Gregg Rolie, el bajista David Brown y los percusionistas Michael Shrieve, José «Chepito» Areas y Michael Carabello.

El gusto por el blues y el rock del guitarrista se fundió con los ritmos latinos y africanos del grupo para dar pie a una vibrante combinación que arrasó en los imponentes álbumes Santana (1969) y Abraxas (1970).

Tan dados a la experimentación como a la fiesta sobre el escenario, Santana cautivaron al público del festival de Woodstock en 1969 con una arrolladora interpretación de Soul Sacrifice que todavía hoy se recuerda como uno de los grandes momentos de ese macroevento hippie.

También de esa primera época de Santana son las exitosas canciones Black Magic Woman, Samba Pa Ti o la inconfundible Oye Cómo Va, de Tito Puente.