MADRID.

Delgado, con los ojos tristes y sin sonreír. Así aparece Brad Pitt en su primera producción fotográfica tras el anuncio de separación de Angelina Jolie.

Tres portadas para la revista GQ Style, cuya entrevista interior está todavía a buen recaudo.

Las fotografías han sido realizadas por Ryan McGinley en el Monumento Nacional White Sands, en el Parque Nacional Caverns de Carlsbad y en el Parque Nacional Everglades.

La conversación, de la que pronto tendremos más detalles jugosos, se describe como una charla «cruda y reflexiva» sobre el amor, la pérdida, la paternidad y cómo salir adelante después de que todo tu mundo se desmorone, en alusión a su adicción al alcohol.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com