CIUDAD DE MÉXICO.

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas. Hace diez años la serie ganado­ra de cuatro premios Emmy, Planeta Tierra (Planet Earth) redefinió la manera de ha­cer documentales y de con­tar la historia de los diversos habitantes de este mundo. El programa ofreció un vistazo único a la naturaleza.

Ha pasado poco más de una década desde ese suce­so. Los avances en la tecnolo­gía de filmación y los nuevos estudios sobre vida natural han hecho posible mostrar una perspectiva aún más cer­cana, lo cual quedará demos­trado con Planeta Tierra II (Planet Earth II), todo porque esta nueva emisión mostrará el punto de vista de los pro­pios animales.

Dentro del ADN de la pri­mera serie en un nivel está la estructura, que es el hecho de que la serie trata sobre los hábitat y cómo se relacionan ellos y los animales. Los de­safíos que esos ambientes crean y las formas extraor­dinarias en que los animales son capaces de superar esos desafíos. Ésa es la continua­ción temática. En la primera serie jugó la emoción del te­mor, era mucho sobre la na­turaleza impresionante de nuestro planeta. Lo hemos mantenido, pero también he­mos querido introducir otras emociones. Visualmente he­mos construido sobre eso”, dijo Mike Gunton, productor de esta serie.

Siendo honestos Plane­ta Tierra II es más clara que la primera. Utilizamos la tec­nología para contar una mejor historia, ésta es más sofisti­cada. No es suficiente mos­trar sólo animales. Tenemos que enseñarlos de una ma­nera distinta. Espero que esta vez hayamos avanzado en la manera de contar sus histo­rias, porque no hay que olvi­dar que estamos haciendo un documental, no un drama”, señaló Tom Hugh, otro de los productores.

A través de seis episodios en los que se utilizó tecnología de vanguardia en estabiliza­ción de imagen, grabación re­mota y drones aéreos, la serie permitirá a los espectadores descubrir el mundo natural como si estuvieran inmersos en la imagen.

La tecnología es ahora más barata. Casi todas las to­mas aéreas en el capítulo que denominamos Islas se filma­ron con un dron, que no son particularmente caros. Pue­des tomar uno y hacer tu tra­bajo. El tener este tipo de cosas a la mano, es que no te­nemos que subirnos a un helicóptero y cargarlo con miles de materiales como solíamos hacerlo. Puedo decir que la tecnología estuvo mucho de nuestro lado”, dijo la productora Elizabeth White.

Definitivamente debemos hacer más con menos presu­puesto. Sin embargo, a veces con los drones puedes hacer mucho, pero necesitas más gente para operarlos y eso es una labor más intensa. Esta­mos alzando los estándares, porque estamos más enfoca­dos en lo que hacemos y por lo mismo tenemos menos des­perdicio de recursos e imáge­nes”, añadió Hugh.

Planeta Tierra fue una se­rie de televisión producida en 2006 por la Unidad de Histo­ria Natural de la BBC, la cual tardó cinco años en realizarse y ha sido una de las más caras para dicha cadena. Fue des­crita como la visión definiti­va a la diversidad de nuestro planeta y ahondó en el pro­blema que la sobrepoblación humana está causando. Aho­ra, la secuela (una producción de la Unidad de Historia Na­tural de la BBC en coproduc­ción de BBC, BBC América, ZDF y France Télévisions) se enfoca en el cambio climáti­co y lo que como raza estamos haciendo.

“El cambio climático es uno de los temas que abor­damos mientras mostramos lo que sucede en el desierto. Si bien no es algo con lo que queramos asustar a la gen­te, es bueno para difundir ese mensaje y ser bastante abier­tos. Es importante también hablar con personas que no están realmente interesados en el tema y la forma de ha­cerlo es mostrando las mara­villas del mundo natural. Una vez que ellos se den cuenta de lo importante que es, tal vez cambien su forma de ver el planeta.

Por ejemplo, si se enamoran de los pingüinos y se dan cuenta que es­tán siendo afecta­dos por el cambio climático, ésta es una buena manera de expandir el mensaje. Los niños están obligados a ser el cambio. Si ellos alientan a sus padres a hacer cambios, será maravilloso. De alguna forma ése es el impacto que quere­mos dejar”, agregó Hugh.

La banda sonora a cargo de Hans Zimmer, ganador de un premio Oscar en 1994 por la música de la película El rey león.

Invitamos a 11 distintos compositores. Lo hicimos a ciegas, es decir, lo planeé de manera que sólo escuchára­mos la música. Bleeding Fin­gers de Hans y un par más estuvieron entre los finalis­tas y no puedo describir cuán maravilloso fue trabajar con él. Pensé que por tener un gran nombre sería difícil ha­cer un trabajo cercano, pero ha sido una de las experien­cias más colaborativas que he tenido. La gente se dará cuen­ta cuánto cuesta que la música genere emoción, y lo conse­guimos”, finalizó Hugh.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com