CINCINNATI.

Brett Gardner y Matt Holliday batearon jonrones, Masahiro Tanaka ganó su quinta apertura consecutiva, y los Yanquis de Nueva York se sacudieron un juego largo y pocas horas de sueño para aplastar ayer por 10-4 a los Rojos de Cincinnati, para su sexto triunfo seguido.

12 juegos arriba de los .500 lleva Yanquis por primera ocasión desde el final de la temporada 2015

Los Yanquis tienen la mejor marca de las Grandes Ligas esta temporada con 21-9, 12 juegos arriba del promedio de .500 por primera vez desde el final de la campaña 2015.

Su mayor reto fue sobreponerse a la fatiga tras su victoria por 5-4 en 18 entradas en el Wrigley Field que terminó en la madrugada del lunes. Los Yanquis aterrizaron en Cincinnati hasta las 5:08 de la mañana y el sol brillaba cuando algunos de ellos estaban durmiendo finalmente. Los jugadores tomaban bebidas cafeinadas y bostezaban en el clubhouse antes del juego.

Tanaka (5-1) les proporcionó lo que necesitaban después de haber trabajado toda la noche: lanzó siete episodios, con 112 lanzamientos, para dar descanso al bullpen. Permitió cuatro carreras, Joey Votto impulsó tres con un sencillo y un cuadrangular, y los Yanquis cortaron una cadena de cinco victorias seguidas de los Rojos.

Observé todo el partido hasta la parte alta de la entrada 18”, dijo Tanaka a través de un traductor. “Vi a mi equipo anotar esa carrera, pero en el cierre del 18, me quedé dormido”, agregó el japonés, quien al ser el pitcher abridor viajó un día antes a Cincinnati, a diferencia del resto del equipo que jugó el último partido en Chicago.

El dominicano Gary Sánchez conectó un sencillo con casa llena en el primer capítulo contra Rookie Davis (1-2), un ex prospecto de los Yanquis, quien estuvo involucrados en el cambio por Aroldis Chapman antes de la campaña de 2016.

Nueva York mantuvo su buena racha a pesar del largo partido en Chicago y con el que se impuso récord de entradas jugadas para encuentro interliga.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com