CIUDAD DE MÉXICO.

México, la tierra que el poeta Pablo Neruda calificó como el último de los países mágicos, quedará en el recuerdo del entrenador español Paco Jémez como un sitio donde el realismo mágico se puede tocar con las manos, con espíritus capaces de robarle goles y brujas solidarias empeñadas en ayudarlo.

Siempre he pensado que más peligrosos son los vivos que los muertos, me dan más miedo los vivos», dijo Jémez poco tiempo después de llegar a México para dirigir al Cruz Azul, equipo con casi 20 años sin ganar un título de liga.

Se refería a quienes relacionan las derrotas del equipo con una maldición asociada al más allá, algo documentado por el cronista Carlos Barrón, quien en su libro «Tiempo de compensación» recogió testimonios de veladores y obreros de la casa celeste que juran haber visto en la cancha almas procedentes de un cementerio situado al lado del edificio del club.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com