MADRID.

La jueza de la Audiencia Nacional española, Carmen Lamela, envió a prisión sin fianza al expresidente del Barcelona, Sandro Rosell, acusado de quedarse con 6.5 millones de euros, que luego blanqueó en Andorra, de la venta de derechos audiovisuales de 24 partidos amistosos de la selección brasileña de futbol.

La jueza tomó esta decisión tras tomar declaración a Rosell y al resto de detenidos en la operación Rimet, de los cuales también dictó el ingreso en la cárcel del abogado y político andorrano Joan Besolí, por haber creado empresas en el Principado con las que se blanqueó el dinero.

El montante total del dinero desviado por esos partidos, que se pagó a una empresa árabe de Islas Caimán vinculada al empresario saudí Saleh Kamel, fueron casi 15 millones de euros, de los que el expresidente de la Confederación Brasileña de Futbol (CBF) Ricardo Teixeira cobró, presuntamente, otros 8.3 millones.