GUADALAJARA

En la Vuelta de los Cuartos de Final de la Liga MX entre Chivas y Atlas, quedó en manifiesto aquella frase de Carlos Miloc (QEPD), “el futbol es el táctico del futbol”, luego de que José Guadalupe Cruz propusiera un juego totalmente cerrado y dejando a Matías Alustiza en la banca, situación que le costó, ya que un gol de Orbelin Pineda le cambiaría todos los planes.

Desde el primer minuto, Chivas se fue al frente y tuvo la más clara de inmediato, en los pies de Alan Pulido, pero el árbitro abanderado anuló la jugada. La presión rojiblanca siguió durante los próximos minutos, pero sin tanta claridad frente al arco.

Fue un minuto antes de ir al descanso, que Chivas marcó el gol que cambiaría todo, un cabezazo de Oswaldo Alanís, dejó con posibilidades a Orbelín Pineda para abrir el marcador y empatar el partido en el global.

Para la segunda parte, Alustiza ingresó al partido y el Rebaño cambió su idea de juego, esperando en propio terreno y buscando aprovechar algún contrataque. La entrada de Pizarro cambió la cara, le dio un plus a las Chivas en el ataque y estuvo cerca de marcar el segundo gracias a una chilena que se estrelló en el poste.

Los minutos se consumieron y Atlas a pesar de su condición de ataque, no encontró el camino hacia el gol y se tuvo que despedir de la Liguilla, a pesar del empate en el global, dándole el pase a Semifinales a Chivas, gracias a la posición por la tabla.